Los mecanismos de prevención de la tortura avanzan en la reducción de los riesgos de tortura en las primeras horas de detención en América Latina

miércoles, 9 octubre 2019

Con su enfoque holístico y estratégico, los mecanismos de prevención de la tortura en América Latina están contribuyendo significativamente a la protección de todas las personas contra los abusos desde el inicio de la detención.

En los últimos años, la APT ha centrado sus esfuerzos en América Latina, y en todo el mundo, para reducir los riesgos de tortura y otros malos tratos para las personas detenidas durante las primeras etapas de su custodia. Estos son los momentos en que las personas corren el mayor riesgo de abuso por parte de las autoridades. Una investigación global ha demostrado que las salvaguardias legales y procesales aplicadas en la práctica tienen el mayor impacto en la protección de los derechos de las personas detenidas.

Los Mecanismos Nacionales y Locales de Prevención, establecidos en virtud del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura, se encuentran en una posición única para garantizar que todas las personas detenidas estén protegidas y se les garanticen las salvaguardias desde el inicio de su detención. Estos organismos tienen acceso irrestricto a cualquier lugar de detención, pueden llevar a cabo análisis exhaustivos y reportar sobre momentos y prácticas riesgosas, proporcionar recomendaciones para crear cambios y fomentar el diálogo con las autoridades.

Su importancia para la prevención de la tortura fue confirmada durante el encuentro regional de Mecanismos Nacionales de Prevención (MNP) y Mecanismos Locales de Prevención (MLP), organizado de manera conjunta por la APT y el MNP de México. El evento se centró en fortalecer aún más su papel.

Los primeros dos días del evento fueron dedicados al intercambio de prácticas entre los mecanismos de prevención de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú sobre su metodología y estrategias para monitorear las primeros horas de detención. También fue la primera vez que todos los MNP y MLP de la región se pudieron reunir en un solo lugar con el Relator sobre los Derechos de las Personas Privadas de Libertad y para la Prevención y Combate a la Tortura de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), así que se reforzó la su cooperación.

“Los Mecanismos han desarrollado su mandato más allá de la obligación convencional de visitar centros de detención”, afirmó Joel Hernández, Relator sobre los Derechos de las Personas Privadas de Libertad y para la Prevención y Combate a la Tortura de la CIDH. “Han sido muy ingeniosos y creativos y me siento sumamente complacido de ver la manera en la cual los mecanismos han elaborado su mandato y están vigilantes de que en todo momento se preserve el trato humano y la dignidad de las personas privadas de libertad”. Foto: Comisión Nacional de Derechos Humanos de México

Durante la reunión de dos días, la APT facilitó discusiones interactivas entre las y los participantes, alternando ejercicios y grupos de trabajo a sesiones plenarias. A pesar de los desafíos que enfrentan los MNP y MLP en el monitoreo de las primeras horas de detención, la mayoría de ellos ha adoptado un enfoque estratégico para monitorear estas primeras etapas y la implementación de salvaguardias relacionadas con la detención y, cosa aún más importante, ha contribuido a cambios positivos en la ley y en la práctica.

Por ejemplo, el MLP de la provincia argentina de Salta, luego de un análisis de los riesgos más altos de tortura, decidió enfocarse en la respuesta policial a las llamadas de emergencia (911), en donde se daba el mayor número de denuncias de tortura. El monitoreo de dicho sistema de emergencia por parte del MLP contribuyó a una reducción drástica de las quejas, inicialmente en un 40% y luego en un 70%. En Costa Rica, con base en los hallazgos del MNP con respecto al contenido y uso inapropiado de los registros por parte de la policía, el MNP entabló un diálogo con las autoridades y contribuyó al desarrollo de un nuevo protocolo policial y un registro de detención unificado en las estaciones de policía, lo cual constituye una salvaguardia muy importante contra la tortura y otros malos tratos.

El encuentro también sentó las bases para el establecimiento de una red regional de mecanismos nacionales y locales de prevención.

"Fue inspirador ver que los Mecanismos Nacionales y Locales de Prevención de la región ahora son mucho más holísticos y no solo monitorean lugares, sino también situaciones y prácticas riesgosas", enfatizó Barbara Bernath, Secretaria General de la APT. "Los MNP y MLP se están volviendo mucho más efectivos para reducir los riesgos de abuso y tortura en las primeras horas de la detención y se están convirtiendo en agentes de cambio." Foto: Comisión Nacional de Derechos Humanos de México

El último día del evento, que reunió a alrededor de 150 participantes, incluidos los mecanismos de prevención latinoamericanos, autoridades mexicanas, organizaciones de la sociedad civil y comisiones estatales de derechos humanos. El evento brindó un espacio para el diálogo y el intercambio de experiencias y buenas prácticas sobre la implementación de salvaguardias en las primeras etapas de la detención.

La reunión tuvo lugar en la Ciudad de México del 18 al 20 de septiembre de 2019 y fue coorganizada por el MNP/Comisión Nacional de Derechos Humanos de México y la APT, con el apoyo de la Embajada del Reino Unido en México y el gobierno de Liechtenstein. Se llevó a cabo en seguimiento a un taller regional similar enfocado en el monitoreo de las salvaguardias durante las primeras horas de privación de libertad, organizado por la APT en 2017.

Delegación de la APT con todas y todos los participantes en el encuentro regional realizado en México, 18-19 septiembre 2019. Foto: Comisión Nacional de Derechos Humanos de México