¿En qué consiste el monitoreo preventivo?

La APT promueve el monitoreo preventivo, de conformidad con lo establecido en el OPCAT. Las visitas preventivas pueden tener lugar en cualquier momento, incluso cuando no exista ningún problema aparente.

Las visitas preventivas no tratan de dar respuesta a los casos individuales, sino que tratan de analizar el funcionamiento de los lugares de detención como sistema y evaluar todos los aspectos relacionados con la privación de libertad. El objetivo es identificar qué aspectos de la detención podrían dar lugar a una violación de los derechos humanos.

Es necesario recordar que las visitas preventivas por sí solas no pueden resolver todos los problemas. Deben incluirse dentro de un marco holístico que aborde las causas originarias que conducen a la tortura y a los malos tratos en los centros de detención. Estas causas pueden yacer en la legislación vigente, en las políticas públicas o dentro de las propias instituciones.

Las visitas de monitoreo preventivo son:

  • Preventivas en lugar de reactivas. Las visitas preventivas pueden llevarse a cabo en cualquier momento, incluso cuando no exista ningún problema aparente o quejas específicas por parte de los detenidos.
  • Periódicas en lugar de ocasionales. El monitoreo preventivo de los lugares de detención constituye un proceso sistemático y continuo, lo que significa que las visitas han de llevarse a cabo con cierta regularidad.
  • Globales en lugar de individuales. Las visitas preventivas se centran en el análisis del funcionamiento de los lugares de detención como sistema y en la evaluación de todos los aspectos relacionados con la privación de libertad, con el fin de identificar los problemas susceptibles de derivar en actos de tortura o malos tratos.
  • Cooperativas en lugar de inculpatorias. Las visitas preventivas forman parte de un diálogo constante y constructivo con las autoridades pertinentes, por medio del cual se formulan recomendaciones concretas para mejorar el sistema de detención a largo plazo.

 

Tipos de visitas preventivas

Un mismo órgano de vigilancia, como un Mecanismo nacional de prevención, puede llevar a cabo diferentes tipos de visitas a los lugares de detención:

Visitas en profundidad

Estas visitas suelen durar varios días e implicar un equipo multidisciplinario de gran tamaño. Pueden ser anunciadas con antelación. Las visitas en profundidad examinan todos los aspectos del funcionamiento de un centro de detención. Su principal objetivo es documentar la situación de manera exhaustiva, analizar los factores de riesgo e identificar tanto los problemas como las buenas prácticas.

Visitas no anunciadas

Estas visitas suelen ser cortas y no anunciadas. Son normalmente llevadas a cabo por un pequeño equipo de monitoreo. Las visitas no anunciadas tienen como objetivo principal el disuadir, por lo que han de ser impredecibles. Pueden llevarse a cabo en respuesta a situaciones imprevistas, a fin de realizar un seguimiento de las recomendaciones anteriores o para examinar las cuestiones específicas en determinados lugares de detención.

Visitas temáticas

Estas visitas se centran generalmente en un aspecto particular de varios lugares de detención. Por lo general, son llevadas a cabo por un equipo especializado. Las visitas temáticas se centran en un aspecto específico de la detención (tal y como los servicios sanitarios o las medidas disciplinarias) o en una categoría específica de personas privadas de libertad (como por ejemplo, las personas detenidas condenadas a cadena perpetua o las personas detenidas recién llegadas) dentro de varios lugares de detención. El objetivo es permitir un amplio análisis de los factores de riesgo y de los patrones de buenas y malas prácticas.