El Consejo de Derechos Humanos

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU es un organismo intergubernamental formado por 47 miembros elegidos por la Asamblea General de la ONU.

El mandato del Consejo de Derechos Humanos es “promover el respeto universal de la protección de todos los derechos humanos y de las libertades fundamentales”

El Consejo de Derechos Humanos cuenta con tres áreas de trabajo particularmente importantes en materia de prevención de la tortura:

El Examen Periódico Universal

El Examen Periódico Universal (EPU) es un proceso a través del cual los registros de derechos humanos de todos los Estados miembros de las Naciones Unidas son revisados por otros Estados. Los registros de cada Estado se revisan una vez cada cuatro años.

La revisión se basa en:

  • la información escrita proporcionada por el Estado que va a ser sometido a revisión, así como la información presentada de forma oral
  • un informe elaborado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) que contiene informaciones de diferentes fuentes de la ONU, y
  • un informe que contiene diferentes informaciones procedentes de las organizaciones no gubernamentales, las instituciones nacionales de derechos humanos, las instituciones académicas, las organizaciones regionales, etc.

El grupo de trabajo del Examen Periódico Universal se encarga de organizar sesiones de tres horas para llevar a cabo la revisión de cada uno de los Estados. Una vez que el Estado sometido a examen ha terminado su presentación oral, el resto de Estados formulan las recomendaciones pertinentes. El informe del grupo de trabajo es adoptado por el Consejo de Derechos Humanos en su próxima sesión. El Estado examinado puede aprobar o rechazar las recomendaciones de los demás Estados durante la adopción del informe del grupo de trabajo o durante la adopción de las conclusiones del Consejo de Derechos Humanos.

La participación de la APT en el proceso del EPU consiste en proporcionar información básica a los Estados y alentarlos a hacer recomendaciones relacionadas con la prevención de la tortura. Las ONG pueden hacer declaraciones una vez que el informe del grupo de trabajo ha sido adoptado por el Consejo de Derechos Humanos.
 

El Relator Especial sobre la cuestión de la tortura

Los mecanismos para la investigación y determinación de los hechos establecidos por el Consejo de Derechos Humanos se conocen colectivamente como "procedimientos especiales". Entre estos procedimientos se incluyen los relatores especiales y los grupos de trabajo, cuyo objetivo es la documentación de los derechos humanos en determinadas cuestiones o situaciones concretas dentro un país.

En materia de prevención de la tortura, el procedimiento más importante es la figura del Relator Especial sobre la cuestión de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, que fue creado en el año 1985. El Relator Especial sobre la tortura basa su trabajo en tres actividades principales:

  • Transmitir llamamientos urgentes a los Estados cada vez que una persona corra el riesgo de ser sometida a actos de tortura, así como hacer comunicados referentes a los casos de tortura denunciados en el pasado;
  • Realizar visitas de investigación a los países; y
  • Presentar informes anuales al Consejo de Derechos Humanos y a la Asamblea General sobre las actividades, el mandato y los diferentes métodos de trabajo de un determinado país.

Para poder visitar un país, el Relator Especial ha de ser invitado por el gobierno de dicho país. Durante una visita de investigación, el Relator Especial se reúne, entre otros, con los representantes del gobierno y con los órganos de la sociedad civil. Después de cada visita, el Relator Especial emite un informe público que contiene las conclusiones y recomendaciones destinadas al gobierno del país visitado.
 

Resoluciones

El Consejo de Derechos Humanos generalmente adopta una resolución anual temática sobre la tortura que se centra en un aspecto particular de la lucha contra la tortura. El Consejo de Derechos Humanos también adopta resoluciones sobre cuestiones estrechamente relacionadas con la prevención de la tortura y con la situación de determinados Estados susceptibles de enfrentarse también a la tortura.