Condiciones de trabajo

Elementos clave

La forma en que el personal penitenciario percibe la calidad de su vida laboral y la forma en que es tratado por la dirección y colegas tiene un impacto significativo en el ambiente de la detención y el trato a las personas detenidas. El personal de prisiones que se siente valorado, de confianza y respetado en el trabajo será más proclive a aplicar estos valores al trato con las personas detenidas. Unas condiciones de trabajo favorables en la prisión también son importantes para atraer y retener al personal adecuado.

Las normas internacionales son claras en cuanto a que el personal penitenciario debe ser nombrado como funcionariado a tiempo completo. Deben recibir beneficios de empleo, así como condiciones de servicio y salarios adecuados. En la realidad, no es raro que el personal penitenciario tenga un estatus bajo en la comunidad y que reciban salarios bajos, pagados a veces irregularmente, lo que impacta negativamente en la motivación y el desempeño de sus funciones. Esto, además, puede fomentar la corrupción.

Análisis

Estatus, remuneración y beneficios

Con el fin de atraer y retener al personal adecuado, el funcionariado de prisiones debe estar compuesto por funcionarios  y funcionarias de carrera con estatus de civiles. Estas personas deben recibir una remuneración y beneficios que les permita a ellas y sus familias tener un nivel de vida digno, en función del contexto local y el nivel de precios. Esta profesión debe estar en el mismo rango de otras profesiones del servicio público comparables, tales como agentes de policía, personal docente o enfermeras y enfermeros, y tener en cuenta la naturaleza compleja y a veces peligrosa del rol que desempeñan. El estatus y el salario también deben proporcionar a estos y estas profesionales una posición en la comunidad que refleje la contribución que hacen a la sociedad. El personal debe recibir información clara sobre las posibilidades de promoción. Las decisiones para la promoción deben poner el énfasis en la competencia (experiencia de trabajo, el esfuerzo y la calidad del trabajo realizado) – y no ser automática. Se deben llevar a cabo evaluaciones de desempeño regulares para ayudar al personal a desarrollar todo su potencial.

Ubicación del lugar de trabajo y traslados

Las prisiones a veces se encuentran en lugares aislados, lejos de los asentamientos urbanos, lo que hace difícil para el funcionariado acceder a servicios e instalaciones tales como tiendas, centros médicos, actividades sociales y escuelas para sus hijos e hijas. En algunos contextos, se requiere que el personal de prisiones viva en una comunidad formada únicamente por funcionarias y funcionarios de prisiones, lo que les dificulta tanto a estas personas como a sus familias el llevar una vida social diversificada "normal". También puede ser necesario trasladarles cada cierto tiempo y que trabajen en diferentes penitenciarías, con todos los retos que implica la reubicación. Estas circunstancias pueden requerir subsidios adicionales, para vivienda, viajes, atención médica y educación para los niños y niñas, etc., a fin de evitar condiciones de vida desiguales para el funcionariado de prisiones y sus familias.

Desafíos e impacto del trabajo en el personal penitenciario

El trabajo penitenciario puede tener un impacto emocional importante para el personal. El ambiente de la prisión es punitivo y, a menudo violento, y el personal puede experimentar altos niveles de estrés relacionado con el trabajo. El hacinamiento y una relación personal/personas detenidas inadecuada puede dificultar al personal penitenciario llevar a cabo sus funciones y puede crear un entorno inseguro dentro de las cárceles. A veces, se espera del personal de la prisión que realice cantidades significativas de horas extraordinarias y jornadas de trabajo muy largas con el fin de mantener la seguridad básica, lo que puede conducir a un aumento del estrés y el desgaste prematuro. El entorno físico de trabajo también puede ser extremadamente difícil, incluido el mal estado físico de la infraestructura, la falta de espacio, aire y luz, la falta de alcantarillado y eliminación de residuos u otras condiciones antihigiénicas.

Servicios de apoyo y asesoramiento

Las prisiones deben, por lo tanto, tener una política de bienestar del personal. Esto debe incluir la prestación de servicios de apoyo independientes, incluido el asesoramiento realizado por profesionales capacitados, con el que el personal puede hablar de manera voluntaria y en confianza sobre su trabajo, sus retos y preocupaciones. Es importante que las prisiones garanticen de forma proactiva que el personal haga uso de este tipo de servicios. Se reconoce que la dotación de personal de ambos sexos puede tener una influencia normalizadora y tiene un efecto positivo sobre el entorno de trabajo prisión.

La relación con la administración

Es importante que el personal penitenciario se sienta tratado con confianza, legitimidad y equidad dentro de la organización de la prisión. Por lo tanto, las prisiones requieren un liderazgo profesional, con una comunicación efectiva y procesos de gestión participativa que tengan en cuenta las voces de personal. En realidad, no es raro que las y los funcionarios de prisiones se sientan sin apoyo por parte de la dirección, a la que perciben como burócratas que no entienden la naturaleza del trabajo operativo, los peligros y dificultades que conlleva. El personal de la prisión tiene derecho a ser representado por sindicatos, que pueden desempeñar un papel importante en la representación de los intereses del personal ante la dirección y en la mejora de las condiciones de trabajo.

Presión de grupo y espíritu de equipo

El personal de prisiones tiene, con frecuencia, un fuerte sentimiento de espíritu de equipo, que hace hincapié en la solidaridad. Si bien esto puede ser una fuente de apoyo, también puede conllevar una cierta presión de grupo para ajustarse a la forma en como se hacen las cosas, incluyendo "no ser blando o blanda" con las personas detenidas. Aquellas personas que no estén conformes pueden sufrir intimidación, acoso y ostracismo. La prisión debe tener un código ético y de procedimientos disciplinarios claros que se apliquen de manera justa y transparente. Estos pueden sentar las bases de la confianza del personal en la organización y en la dirección y ayudar a actuar contra los comportamientos inadecuados y el abuso dentro de la institución.

La discriminación en el trabajo

En la prisión como lugar de trabajo no debería existir ningún tipo de discriminación. Las prisiones cuentan con regulaciones, políticas y mecanismos claros para prevenir y tratar la conducta discriminatoria. El personal penitenciario femenino y aquel perteneciente a grupos minoritarios deben tener las mismas oportunidades, estímulo profesional y acceso a promociones y oportunidades de formación que el resto. Debe quedar claramente establecido que las mujeres pueden desempeñar el rol de oficial de prisiones tanto como los hombres. Un cuerpo profesional mixto puede tener beneficios en términos de la ética de la custodia y fomentar cierto grado de normalidad en el medio penitenciario.

La política de personal

Dada la importancia de las cuestiones de personal, las prisiones deben tener una política explícita inscrita en documentos formales en relación a todos los aspectos de selección de personal, la formación, estatus, responsabilidades de gestión, condiciones de trabajo y movilidad. Este documento debe poner énfasis en la naturaleza ética de las prisiones y del trabajo penitenciario y debe referirse a normas de derechos humanos. Esta política debe formularse en consulta con el personal, y/o sus representantes, y debe ser examinada y revisada periódicamente según se considere necesario.

Estándares legales (5)

Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos (Reglas Nelson Mandela)

Regla 74

1. La administración penitenciaria seleccionará cuidadosamente al personal de
todos los grados, puesto que de la integridad, humanidad, aptitud personal y
capacidad profesional de dicho personal dependerá la buena dirección de los
establecimientos penitenciarios.

2. La administración penitenciaria se esforzará constantemente por despertar y mantener, en el espíritu del personal y en la opinión pública, la convicción de que la función penitenciaria constituye un servicio social de gran importancia y, al efecto, utilizará todos los medios apropiados para informar al público.

3. Para lograr los fines mencionados será indispensable que los miembros del
personal penitenciario sean profesionales contratados a tiempo completo con la
condición de funcionarios públicos y, por tanto, con la seguridad de que la estabilidad en su empleo dependerá únicamente de su buena conducta, de la eficacia de su trabajo y de su aptitud física. La remuneración del personal deberá ser
suficiente para obtener y conservar los servicios de hombres y mujeres capaces. Las
prestaciones laborales y condiciones de servicio serán favorables, teniendo en
cuenta el difícil trabajo que desempeñan.

Reglas Penitenciarias Europeas

Regla 79.1

La remuneración debe ser la suficiente como para permitir reclutar y conservar un
personal competente. 

Regla 79.2

Las ventajas sociales y las condiciones de empleo deben determinarse teniendo en
cuenta la naturaleza constringente de todos los trabajos efectuados en el marco de un servicio de mantenimiento del orden. 

Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas de Libertad en las Américas

Principio XX - Personal de los lugares de privación de libertad

(...) Se asignará al personal de los lugares de privación de libertad los recursos y el equipo necesarios para que puedan desempeñar su trabajo en las condiciones adecuadas, incluyendo una remuneración justa y apropiada, y condiciones dignas de alojamiento y servicios básicos apropiados.

Extract from the 10th General Report on the CPT's activities CPT/Inf (2000) 13]

Paragraph 23

As the CPT stressed in its 9th General Report, mixed gender staffing is an important safeguard against ill-treatment in places of detention. The presence of male and female staff can have a beneficial effect in terms of both the custodial ethos and in fostering a degree of normality in a place of detention.

Mixed gender staffing also allows for appropriate staff deployment when carrying out gender sensitive tasks, such as searches. In this context, the CPT wishes again to emphasise that persons deprived of their liberty should only be searched by staff of the same gender and that any search which requires an inmate to undress should be conducted out of the sight of custodial staff of the opposite gender.

Extract from the 11th General Report on the CPT's activities [CPT/Inf (2001) 16]

Paragraph 26

[...] It should also be noted that, where staff complements are inadequate, significant amounts of overtime can prove necessary in order to maintain a basic level of security and regime delivery in the establishment. This state of affairs can easily result in high levels of stress in staff and their premature burnout, a situation which is likely to exacerbate the tension inherent in any prison environment.

Preguntas para el monitoreo (15)

¿Cuál es el salario del personal penitenciario y cómo se establece? ¿Cómo se compara este con otros servicios públicos similares (como los servicios de policía, enfermería o docencia)?

¿Cómo afecta a la vida de los y las funcionarios de prisiones y sus familias la ubicación o la infraestructura del establecimiento (acceso a instalaciones, oportunidades sociales, etc.)?

¿Cuál es el paquete de beneficios para el funcionariado de prisiones? ¿Esto incluye subsidios para el coste de vida y servicios (se ofrece alojamiento si fuese necesario, etc.)?

¿El personal penitenciario es objeto de traslados? Si es así ¿cómo se deciden estos traslados? ¿se tiene en cuenta la situación del funcionario o funcionaria y de su familia en ese momento?

De acuerdo con la percepción del personal ¿Cuáles son los mejores y/o más difíciles aspectos de su trabajo?

¿Cuál es el ratio personal/persona detenida en la cárcel?

¿Existe hacinamiento en la prisión? ¿Cómo afecta esto a la capacidad del personal para llevar a cabo sus tareas y desarrollar relaciones positivas con las personas detenidas?

¿Cuál es el horario de trabajo del personal penitenciario? ¿Trabajan en turnos? ¿Están obligados a hacer horas extras? ¿Son remunerados y remuneradas por hacerlas?

¿Cuáles son las condiciones físicas de trabajo del personal de prisiones?

¿La prisión tiene una política de bienestar del personal? ¿Existen servicios de apoyo disponibles para el personal de prisiones, incluido el asesoramiento para ayudarles a solucionar los problemas en el trabajo? ¿El personal de prisiones se siente con posibilidad de hacer uso de estos servicios?

¿Existen sindicatos del personal penitenciario? ¿Cuál es la influencia del sindicato sobre las condiciones de trabajo, las relaciones laborales y el ambiente de trabajo en las prisiones?

¿Existen indicios de la existencia de un “espíritu de equipo” punitivo? ¿Siente el personal penitenciario presión de sus colegas para actuar de cierta manera con las personas detenidas?

¿Sufre el personal penitenciario discriminación o abuso en el trabajo?

¿Tienen las funcionarias de prisiones las mismas funciones, oportunidades y salario/beneficios que los agentes masculinos de la prisión?

¿Existen normativas, políticas y mecanismos para prevenir y abordar las prácticas discriminatorias? ¿Confía en ellas el personal penitenciario?

Lecturas adicionales (9)

Búsqueda combinada

Acceder

Condiciones de trabajo

Elementos clave

La forma en que el personal penitenciario percibe la calidad de su vida laboral y la forma en que es tratado por la dirección y colegas tiene un impacto significativo en el ambiente de la detención y el trato a las personas detenidas. El personal de prisiones que se siente valorado, de confianza y respetado en el trabajo será más proclive a aplicar estos valores al trato con las personas detenidas. Unas condiciones de trabajo favorables en la prisión también son importantes para atraer y retener al personal adecuado.

Las normas internacionales son claras en cuanto a que el personal penitenciario debe ser nombrado como funcionariado a tiempo completo. Deben recibir beneficios de empleo, así como condiciones de servicio y salarios adecuados. En la realidad, no es raro que el personal penitenciario tenga un estatus bajo en la comunidad y que reciban salarios bajos, pagados a veces irregularmente, lo que impacta negativamente en la motivación y el desempeño de sus funciones. Esto, además, puede fomentar la corrupción.

Análisis Imprimir

Estatus, remuneración y beneficios

Con el fin de atraer y retener al personal adecuado, el funcionariado de prisiones debe estar compuesto por funcionarios  y funcionarias de carrera con estatus de civiles. Estas personas deben recibir una remuneración y beneficios que les permita a ellas y sus familias tener un nivel de vida digno, en función del contexto local y el nivel de precios. Esta profesión debe estar en el mismo rango de otras profesiones del servicio público comparables, tales como agentes de policía, personal docente o enfermeras y enfermeros, y tener en cuenta la naturaleza compleja y a veces peligrosa del rol que desempeñan. El estatus y el salario también deben proporcionar a estos y estas profesionales una posición en la comunidad que refleje la contribución que hacen a la sociedad. El personal debe recibir información clara sobre las posibilidades de promoción. Las decisiones para la promoción deben poner el énfasis en la competencia (experiencia de trabajo, el esfuerzo y la calidad del trabajo realizado) – y no ser automática. Se deben llevar a cabo evaluaciones de desempeño regulares para ayudar al personal a desarrollar todo su potencial.

Ubicación del lugar de trabajo y traslados

Las prisiones a veces se encuentran en lugares aislados, lejos de los asentamientos urbanos, lo que hace difícil para el funcionariado acceder a servicios e instalaciones tales como tiendas, centros médicos, actividades sociales y escuelas para sus hijos e hijas. En algunos contextos, se requiere que el personal de prisiones viva en una comunidad formada únicamente por funcionarias y funcionarios de prisiones, lo que les dificulta tanto a estas personas como a sus familias el llevar una vida social diversificada "normal". También puede ser necesario trasladarles cada cierto tiempo y que trabajen en diferentes penitenciarías, con todos los retos que implica la reubicación. Estas circunstancias pueden requerir subsidios adicionales, para vivienda, viajes, atención médica y educación para los niños y niñas, etc., a fin de evitar condiciones de vida desiguales para el funcionariado de prisiones y sus familias.

Desafíos e impacto del trabajo en el personal penitenciario

El trabajo penitenciario puede tener un impacto emocional importante para el personal. El ambiente de la prisión es punitivo y, a menudo violento, y el personal puede experimentar altos niveles de estrés relacionado con el trabajo. El hacinamiento y una relación personal/personas detenidas inadecuada puede dificultar al personal penitenciario llevar a cabo sus funciones y puede crear un entorno inseguro dentro de las cárceles. A veces, se espera del personal de la prisión que realice cantidades significativas de horas extraordinarias y jornadas de trabajo muy largas con el fin de mantener la seguridad básica, lo que puede conducir a un aumento del estrés y el desgaste prematuro. El entorno físico de trabajo también puede ser extremadamente difícil, incluido el mal estado físico de la infraestructura, la falta de espacio, aire y luz, la falta de alcantarillado y eliminación de residuos u otras condiciones antihigiénicas.

Servicios de apoyo y asesoramiento

Las prisiones deben, por lo tanto, tener una política de bienestar del personal. Esto debe incluir la prestación de servicios de apoyo independientes, incluido el asesoramiento realizado por profesionales capacitados, con el que el personal puede hablar de manera voluntaria y en confianza sobre su trabajo, sus retos y preocupaciones. Es importante que las prisiones garanticen de forma proactiva que el personal haga uso de este tipo de servicios. Se reconoce que la dotación de personal de ambos sexos puede tener una influencia normalizadora y tiene un efecto positivo sobre el entorno de trabajo prisión.

La relación con la administración

Es importante que el personal penitenciario se sienta tratado con confianza, legitimidad y equidad dentro de la organización de la prisión. Por lo tanto, las prisiones requieren un liderazgo profesional, con una comunicación efectiva y procesos de gestión participativa que tengan en cuenta las voces de personal. En realidad, no es raro que las y los funcionarios de prisiones se sientan sin apoyo por parte de la dirección, a la que perciben como burócratas que no entienden la naturaleza del trabajo operativo, los peligros y dificultades que conlleva. El personal de la prisión tiene derecho a ser representado por sindicatos, que pueden desempeñar un papel importante en la representación de los intereses del personal ante la dirección y en la mejora de las condiciones de trabajo.

Presión de grupo y espíritu de equipo

El personal de prisiones tiene, con frecuencia, un fuerte sentimiento de espíritu de equipo, que hace hincapié en la solidaridad. Si bien esto puede ser una fuente de apoyo, también puede conllevar una cierta presión de grupo para ajustarse a la forma en como se hacen las cosas, incluyendo "no ser blando o blanda" con las personas detenidas. Aquellas personas que no estén conformes pueden sufrir intimidación, acoso y ostracismo. La prisión debe tener un código ético y de procedimientos disciplinarios claros que se apliquen de manera justa y transparente. Estos pueden sentar las bases de la confianza del personal en la organización y en la dirección y ayudar a actuar contra los comportamientos inadecuados y el abuso dentro de la institución.

La discriminación en el trabajo

En la prisión como lugar de trabajo no debería existir ningún tipo de discriminación. Las prisiones cuentan con regulaciones, políticas y mecanismos claros para prevenir y tratar la conducta discriminatoria. El personal penitenciario femenino y aquel perteneciente a grupos minoritarios deben tener las mismas oportunidades, estímulo profesional y acceso a promociones y oportunidades de formación que el resto. Debe quedar claramente establecido que las mujeres pueden desempeñar el rol de oficial de prisiones tanto como los hombres. Un cuerpo profesional mixto puede tener beneficios en términos de la ética de la custodia y fomentar cierto grado de normalidad en el medio penitenciario.

La política de personal

Dada la importancia de las cuestiones de personal, las prisiones deben tener una política explícita inscrita en documentos formales en relación a todos los aspectos de selección de personal, la formación, estatus, responsabilidades de gestión, condiciones de trabajo y movilidad. Este documento debe poner énfasis en la naturaleza ética de las prisiones y del trabajo penitenciario y debe referirse a normas de derechos humanos. Esta política debe formularse en consulta con el personal, y/o sus representantes, y debe ser examinada y revisada periódicamente según se considere necesario.

Estándares legales (5) Imprimir

Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos (Reglas Nelson Mandela)

Regla 74

1. La administración penitenciaria seleccionará cuidadosamente al personal de
todos los grados, puesto que de la integridad, humanidad, aptitud personal y
capacidad profesional de dicho personal dependerá la buena dirección de los
establecimientos penitenciarios.

2. La administración penitenciaria se esforzará constantemente por despertar y mantener, en el espíritu del personal y en la opinión pública, la convicción de que la función penitenciaria constituye un servicio social de gran importancia y, al efecto, utilizará todos los medios apropiados para informar al público.

3. Para lograr los fines mencionados será indispensable que los miembros del
personal penitenciario sean profesionales contratados a tiempo completo con la
condición de funcionarios públicos y, por tanto, con la seguridad de que la estabilidad en su empleo dependerá únicamente de su buena conducta, de la eficacia de su trabajo y de su aptitud física. La remuneración del personal deberá ser
suficiente para obtener y conservar los servicios de hombres y mujeres capaces. Las
prestaciones laborales y condiciones de servicio serán favorables, teniendo en
cuenta el difícil trabajo que desempeñan.

Reglas Penitenciarias Europeas

Regla 79.1

La remuneración debe ser la suficiente como para permitir reclutar y conservar un
personal competente. 

Regla 79.2

Las ventajas sociales y las condiciones de empleo deben determinarse teniendo en
cuenta la naturaleza constringente de todos los trabajos efectuados en el marco de un servicio de mantenimiento del orden. 

Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas de Libertad en las Américas

Principio XX - Personal de los lugares de privación de libertad

(...) Se asignará al personal de los lugares de privación de libertad los recursos y el equipo necesarios para que puedan desempeñar su trabajo en las condiciones adecuadas, incluyendo una remuneración justa y apropiada, y condiciones dignas de alojamiento y servicios básicos apropiados.

Extract from the 10th General Report on the CPT's activities CPT/Inf (2000) 13]

Paragraph 23

As the CPT stressed in its 9th General Report, mixed gender staffing is an important safeguard against ill-treatment in places of detention. The presence of male and female staff can have a beneficial effect in terms of both the custodial ethos and in fostering a degree of normality in a place of detention.

Mixed gender staffing also allows for appropriate staff deployment when carrying out gender sensitive tasks, such as searches. In this context, the CPT wishes again to emphasise that persons deprived of their liberty should only be searched by staff of the same gender and that any search which requires an inmate to undress should be conducted out of the sight of custodial staff of the opposite gender.

Extract from the 11th General Report on the CPT's activities [CPT/Inf (2001) 16]

Paragraph 26

[...] It should also be noted that, where staff complements are inadequate, significant amounts of overtime can prove necessary in order to maintain a basic level of security and regime delivery in the establishment. This state of affairs can easily result in high levels of stress in staff and their premature burnout, a situation which is likely to exacerbate the tension inherent in any prison environment.

Preguntas para el monitoreo (15) Imprimir

¿Cuál es el salario del personal penitenciario y cómo se establece? ¿Cómo se compara este con otros servicios públicos similares (como los servicios de policía, enfermería o docencia)?

¿Cómo afecta a la vida de los y las funcionarios de prisiones y sus familias la ubicación o la infraestructura del establecimiento (acceso a instalaciones, oportunidades sociales, etc.)?

¿Cuál es el paquete de beneficios para el funcionariado de prisiones? ¿Esto incluye subsidios para el coste de vida y servicios (se ofrece alojamiento si fuese necesario, etc.)?

¿El personal penitenciario es objeto de traslados? Si es así ¿cómo se deciden estos traslados? ¿se tiene en cuenta la situación del funcionario o funcionaria y de su familia en ese momento?

De acuerdo con la percepción del personal ¿Cuáles son los mejores y/o más difíciles aspectos de su trabajo?

¿Cuál es el ratio personal/persona detenida en la cárcel?

¿Existe hacinamiento en la prisión? ¿Cómo afecta esto a la capacidad del personal para llevar a cabo sus tareas y desarrollar relaciones positivas con las personas detenidas?

¿Cuál es el horario de trabajo del personal penitenciario? ¿Trabajan en turnos? ¿Están obligados a hacer horas extras? ¿Son remunerados y remuneradas por hacerlas?

¿Cuáles son las condiciones físicas de trabajo del personal de prisiones?

¿La prisión tiene una política de bienestar del personal? ¿Existen servicios de apoyo disponibles para el personal de prisiones, incluido el asesoramiento para ayudarles a solucionar los problemas en el trabajo? ¿El personal de prisiones se siente con posibilidad de hacer uso de estos servicios?

¿Existen sindicatos del personal penitenciario? ¿Cuál es la influencia del sindicato sobre las condiciones de trabajo, las relaciones laborales y el ambiente de trabajo en las prisiones?

¿Existen indicios de la existencia de un “espíritu de equipo” punitivo? ¿Siente el personal penitenciario presión de sus colegas para actuar de cierta manera con las personas detenidas?

¿Sufre el personal penitenciario discriminación o abuso en el trabajo?

¿Tienen las funcionarias de prisiones las mismas funciones, oportunidades y salario/beneficios que los agentes masculinos de la prisión?

¿Existen normativas, políticas y mecanismos para prevenir y abordar las prácticas discriminatorias? ¿Confía en ellas el personal penitenciario?

Lecturas adicionales (9) Imprimir